Guía definitiva de control parental

¿Necesitas usar herramientas de control parental? ¿Qué opciones existen? ¿Son realmente eficaces? A continuación, hablamos de todo lo que debes saber sobre la gran variedad de soluciones de control parental que hay, con temas como las configuraciones de los sistemas operativos, la monitorización de aplicaciones o el hardware de red.

Caroline Knorr

una mujer sosteniendo a su hija mientras miran un tablet

Aunque hayamos hablado con nuestros hijos sobre los límites de tiempo de pantalla y el comportamiento online responsable, sigue siendo muy complicado gestionar lo que hacen cuando no estamos presentes (o incluso cuando lo estamos). El control parental puede respaldar el esfuerzo que pones para que la experiencia en Internet de tus hijos sea segura, divertida y productiva. Esta herramienta es más eficaz cuando somos honestos y avisamos a los niños de que la vamos a usar, en lugar de emplearla como un método para fisgonear.

El control parental más adecuado depende enteramente de las necesidades de cada familia. Algunas se conforman con una configuración del navegador sencilla y gratuita para filtrar el contenido inapropiado, otras necesitan limitar el tiempo en pantalla y otras solo quieren echar un vistazo a los dispositivos de sus hijos. Sea cual sea tu caso, esta guía puede ayudarte a conocer la variedad de opciones que tienes a tu alcance para gestionar los dispositivos de tu familia. Encuentra las respuestas a las preguntas más frecuentes de los padres sobre el control parental.

¿Cuáles son las mejores soluciones de control parental en los siguientes casos?

Bloquear sitios web. Si simplemente quieres restringir las búsquedas que pueden hacer tus hijos, la mejor opción es habilitar Búsqueda Segura en los navegadores que utilicéis. Primero, asegúrate de que el buscador predeterminado de tus navegadores sea Google y, a continuación, activa Búsqueda Segura. Te recomendamos adoptar esta precaución cuando tus hijos vayan a empezar a navegar por Internet para evitar que se topen con contenido desagradable por accidente.

Bloquear sitios web y filtrar el contenido. Si quieres restringir el acceso a sitios web concretos y limitar la exposición de tus hijos a contenido inapropiado como juegos para mayores de edad o contenido pornográfico, puedes usar el control parental integrado en el sistema operativo de tus dispositivos. Los principales sistemas operativos, como Windows de Microsoft, Mac OS de Apple y Fire de Amazon, ofrecen ajustes para evitar que los niños accedan a contenido que tú no quieras. Para aprovechar las ventajas de esos ajustes, debes usar la versión más reciente del sistema operativo en cuestión y cada usuario tiene que iniciar sesión en su perfil. Los ajustes abarcan todo el contenido al que se acceda en el dispositivo. Cada sistema operativo funciona de forma diferente y tiene sus ventajas e inconvenientes. Esta es la solución más conveniente si tus hijos son pequeños y usan un dispositivo familiar. Consulta las funciones de cada sistema: Microsoft, Apple, Amazon.

Bloquear sitios web, filtrar el contenido, fijar límites de tiempo y ver qué hacen tus hijos. Los servicios de control parental de terceros que cuentan con todas las funciones integradas, como Bark, Qustodio o NetNanny, te permiten controlar exhaustivamente los dispositivos de tus hijos, tanto los que usen en casa como sus teléfonos. Estos servicios pueden ser caros, especialmente si tienes varios hijos a los que quieres supervisar, pero el precio incluye la monitorización continua de los dispositivos, por lo que podrás ver cómo los usan. Solo sirven para monitorizar las cuentas que saben que usan tus hijos y, en el caso de algunas aplicaciones, necesitarás sus contraseñas para hacer el seguimiento de su actividad. Por ejemplo, si crean otro perfil de Instagram desde el ordenador de un amigo sin decírtelo, el control parental no abarcará esa cuenta.

Monitorizar el teléfono de tus hijos. Para supervisar el teléfono de preadolescentes o adolescentes, lo más recomendable es que descargues una aplicación como Bark,WebWatcher, que registran los SMS, las redes sociales, los correos y otras funciones de los móviles. Son particularmente útiles si te inquieta que tus hijos puedan estar manteniendo conversaciones peligrosas o interesándose por temas que no te parezcan apropiados. Bark, por ejemplo, te envía una notificación si detecta palabras que podrían ser preocupantes, como "drogas". Para monitorizar las redes sociales, necesitarás la información de la cuenta de tus hijos, incluidas las contraseñas.

Hacer un seguimiento de la ubicación de tus hijos. Puedes usar rastreadores GPS como Find My Friends y FamiSafe para saber dónde están tus hijos. Para que funcionen, su teléfono debe estar encendido.

Gestionar todos los dispositivos de la red, limitar el tiempo de pantalla, filtrar el contenido y desactivar la conexión Wi‑Fi. Hay soluciones de hardware y software para controlar tu red y tu conexión Wi‑Fi domésticas. Estas son algunas de las más conocidas: OpenDNS es un servicio que se descarga y se aplica a tu router (el dispositivo que hace que tengas Internet en casa) para filtrar el contenido online. Circle Home Plus es un dispositivo y servicio de suscripción que se vincula con tu router y te permite pausar el acceso a Internet, poner límites de tiempo y añadir filtros de contenido en todos los dispositivos de tu red doméstica (incluidos los dispositivos Wi‑Fi), además de gestionar los teléfonos y tablets que no se encuentren en casa. Algunos proveedores de servicios de Internet, como Comcast y Verizon, ofrecen funciones de control parental que también abarcan todos los dispositivos de la red. Las soluciones de red pueden ser útiles para las familias con hijos de diferentes edades. No obstante, trastear con la configuración de tu red y conexión Wi‑Fi puede ser complicado, y es posible que el control no se aplique cuando tus hijos estén conectados a otra red.

¿Cuáles son las mejores opciones de control parental para teléfonos y tablets iOS?

Si tienes un iPhone o iPad, la configuración de Tiempo de uso de Apple te permite gestionar casi todas las funciones del dispositivo iOS de tus hijos, incluido cuánto tiempo pasan en aplicaciones y videojuegos concretos y las descargas que hacen. Incluso puedes apagar el teléfono durante los periodos que especifiques, como las horas de sueño. Puedes habilitar la función Tiempo de uso configurándola en el dispositivo de tus hijos y protegiéndola con una contraseña o activando En familia y gestionando las funciones desde tu teléfono.

¿Cuáles son las mejores opciones de control parental para dispositivos Android?

Las funciones de los dispositivos Android difieren mucho, por lo que te recomendamos que compruebes las de tu dispositivo en sus ajustes. Para menores de 13 años, puedes descargar Family Link de Google para supervisar y controlar su actividad online, como los SMS y las redes sociales, desde tu teléfono. También puedes usar las herramientas de Bienestar digital de Android que están integradas en la versión más reciente del sistema operativo. Pueden hacer que los niños sean más conscientes del tiempo que pasan en Internet y, con suerte, animarles a reducirlo. Si echas una mano a tus hijos para que habiliten las herramientas, allanarás el camino para que se autorregulen en el futuro.

¿Puedo configurar el control parental en aplicaciones concretas, como Snapchat y TikTok?

Además de poder bloquear a usuarios determinados, la mayoría de las aplicaciones te permiten inhabilitar funciones que pueden suponer algún riesgo para tus hijos. Por ejemplo, es posible que puedas desactivar los chats, restringir las conversaciones para que solo puedan hablar con sus amigos y ocultar el perfil para que no aparezca en los resultados de búsqueda. Algunas aplicaciones van más allá y permiten que los usuarios controlen el uso que hacen de ellas. Con las funciones de bienestar digital de TikTok, puedes gestionar de forma remota la cuenta de TikTok de tus hijos desde tu teléfono. YouTube permite configurar un recordatorio para tomarse un descanso. Para averiguar si las aplicaciones favoritas de tus hijos ofrecen funciones de restricción, ve a sus secciones de configuración, cuyo icono suele ser una rueda dentada. Excepto en las aplicaciones que ofrecen proteger su configuración por contraseña (que son las menos comunes), tus hijos podrán modificarla sin problemas.

¿Pueden mis hijos inhabilitar el control parental?

Sí, tus hijos pueden inhabilitarlo. De hecho, las instrucciones para burlarlo se encuentran fácilmente en Internet. Algunas de las soluciones de software envían una notificación si el control parental se elude. Los niños pueden ingeniar todo tipo de métodos para seguir haciendo lo que quieren, ya sea hablar con amigos, quedarse despiertos hasta tarde jugando a Fortnite o ver vídeos que te parecen inapropiados. Si detectas algo sospechoso, como un descenso repentino de las notificaciones del control parental, actividad a través de la conexión Wi-Fi o de los datos móviles después de desactivar la red o cualquier otra señal que indique que el control parental no está funcionando como debería, es posible que tus hijos hayan averiguado cómo sortearlo. También puede haber otro motivo, ya que los servicios de control parental se ven afectados por las actualizaciones de los sistemas, los cortes de luz y otros problemas técnicos.

¿Sabrán mis hijos que estoy usando una herramienta de control parental?

Depende del tipo de control que instales y de los dispositivos que tengas. Algunas herramientas de control parental pueden instalarse sin que los niños lo sepan, pero desde Common Sense Media lo desaconsejamos (a menos que tengas un problema grave con tus hijos y debas supervisarlos sin que se enteren). Ten cuidado con las empresas que prometen hacer una monitorización encubierta, ya que suelen aprovecharse de los temores de los padres. Las empresas de control parental que fomentan el diálogo seguramente sean más eficaces, porque, llegado el momento, tendrás que hablar con tus hijos sobre tus hallazgos, lo que te resultará más fácil si ya saben que estás supervisándolos. Si decides aplicar un control parental, explica a tus hijos que quieres protegerlos, que aprendan a ser responsables en Internet y que regulen su uso por ellos mismos. Echa un vistazo a estas indicaciones para que tus hijos confíen en ti cuando les hables de las herramientas de control parental que usas.

La Guía definitiva de control parental se publicó originalmente en Common Sense Media.