Fijar límites al uso de la tecnología

Tiempo de pantalla y uso de pantalla: consideraciones para fijar límites estrictos en el uso de la tecnología

Rachel Friedman

un hombre y un niño sonriendo juntos a un tablet

Los padres tienen muchas formas de limitar el uso que hacen sus hijos de la tecnología. Muchas de esas elecciones giran en torno al tiempo. Los padres suelen plantearse imponer restricciones al tiempo de pantalla total de sus hijos. No obstante, es importante que, además de fijarse en cuánto tiempo usan sus dispositivos, también observen en qué invierten ese tiempo. Esto se conoce como "uso de pantalla".

Muchos adultos pasamos la mayor parte del día frente al ordenador: en el trabajo nos sentamos delante de uno durante horas y en casa consultamos el correo y le damos un uso recreativo. En consecuencia, el tiempo de pantalla total aumenta. Sin embargo, pensamos que muchas de esas horas son necesarias o, al menos, fructíferas en nuestra vida. Este ejemplo sirve para resaltar las diferencias entre tiempo de pantalla y uso de pantalla. El primero por sí solo no siempre sirve para evaluar con precisión cómo interactuamos con la tecnología.

Lo mismo ocurre con los niños: el tiempo de pantalla y el uso de pantalla miden distintos aspectos de las actividades online. Aunque los niños no suelen trabajar, su uso de la tecnología tampoco se centra únicamente en el ocio y los videojuegos. En los tiempos que corren, cada vez son más las actividades escolares que requieren el uso de tecnología en casa. Hacer los deberes, completar problemas online y documentarse para los proyectos son solo algunas de las tareas para las que los niños usan la tecnología en casa. Normalmente, estas actividades académicas no están en el punto de mira de los padres que se plantean limitar el tiempo de pantalla de sus hijos.

Por este motivo, deberían establecer las restricciones según el desglose del tiempo de pantalla total de sus hijos evaluando el uso de pantalla, en lugar de imponer límites estrictos en el tiempo de pantalla global. Para conocer el uso de pantalla de tus hijos, analiza cómo están usando su ordenador y su teléfono. Suele ser fácil restringir el uso de algunas pantallas, como la de la televisión y la de las videoconsolas, ya que se utilizan casi exclusivamente para ocio. Sin embargo, otras pantallas, como la del teléfono o la del ordenador, se usan tanto para fines académicos como recreativos. Esto puede complicar la tarea de fijar restricciones en el ordenador si no sabes cuánto tiempo dedican a ciertos tipos de actividades.

Para evaluar el tiempo de pantalla de los niños con el fin de establecer límites, hay que responder algunas preguntas. Por ejemplo, ¿de su tiempo total en el ordenador, cuánto dedican a los deberes y tareas académicas y cuánto tiempo online invierten en jugar a videojuegos, ver vídeos en streaming y actividades de ocio? Y, quizá más importante, ¿son capaces de separar las actividades académicas y recreativas? Es decir, ¿tus hijos empiezan los deberes mientras tienen su videojuego online favorito abierto en otra ventana o con el teléfono cerca para poder consultar sus redes sociales con frecuencia? Para responder estas preguntas, es necesario que hables abiertamente con tus hijos y estés presente mientras usan sus dispositivos. Cuando tengas esta información, podrás centrarte en el tiempo de pantalla que no sea necesariamente beneficioso y olvidarte del académico.

Limitar el uso de la tecnología es importante. Si analizas cómo usan tus hijos sus pantallas y no solo durante cuánto tiempo, tus restricciones serán más significativas y eficaces a la hora de limitar los comportamientos que quieras reducir. Hablar con tus hijos sobre las limitaciones que vas a fijar es tan importante como fijarlas. Además de animarles a cumplirlas y evitar un uso de pantalla excesivo, aprenderán la importancia de seguir trazando sus propios límites en el futuro.

El artículo Tiempo de pantalla y uso de pantalla: consideraciones para fijar límites estrictos en el uso de la tecnología se publicó originalmente en FOSI.