Niños con autismo en el mundo digital

Jenny Radesky, doctora en medicina

Una madre con su hijo, que está usando un dispositivo de audio

Si tienes un hijo/a con un trastorno del espectro autista (TEA), sabes que estos niños ven el mundo de manera diferente. Viven en el momento. Ansían lo predecible. Muestran pasión por lo que les interesa. Suelen ser muy conscientes de los detalles de su entorno.

Como pediatra especializada en el desarrollo y el comportamiento, evalúo a niños que pueden tener autismo, hago un seguimiento de su progreso a lo largo del tiempo y enseño a los padres cómo deben apoyar a los niños en sus desafíos cotidianos y cómo encontrar las mejores terapias. Durante las visitas a mi clínica, sale el tema del contenido multimedia a menudo, ya que es una preocupación frecuente entre los padres. A continuación detallo algunas ideas sobre cómo puede ayudar el contenido multimedia específicamente a los niños con TEA.

  • Usa el contenido multimedia para ayudar a tu hijo/a con las destrezas necesarias para el día a día. Muchos niños con TEA tienen muy desarrollado el aprendizaje visual, lo que significa que el mundo cobra más sentido para ellos si se muestra en forma de imágenes y formas que si lo hace a través de palabras o de expresiones faciales, que no paran de cambiar. Por tanto, es posible que los niños con TEA se interesen más por los medios visuales, que les resultan más intuitivos. Por estos motivos, es recomendable usar los tablets más allá del mero entretenimiento y emplearlos junto con otras herramientas que les ayuden a desarrollar capacidades aplicables al día a día. Para ayudar a que tu hijo/a desarrolle estas capacidades, busca aplicaciones en las que se narren historias sociales o que tengan temporizadores y horarios visuales. También podéis ver series como \"Daniel Tigre y su mundo\", que puede ayudar a tu hijo/a a superar problemas cotidianos, como probar nuevas comidas o dejar de jugar cuando se le pide. Un estudio ha demostrado que cuando los padres veían Daniel Tigre y su mundo junto a sus hijos con TEA, los niños mostraban mejores capacidades socioemocionales, probablemente porque los padres utilizaban canciones de Daniel Tigre para orientarles cuando expermentaban alguna dificultad.

  • El contenido multimedia puede ayudar a los niños a conectar. Los niños con TEA quieren entablar relaciones, pero no siempre les resulta fácil gestionar los matices de las comunicaciones sociales, como mirar a los ojos, interpretar las expresiones faciales, responder cuando se les habla, etc. Una vez que estos niños encuentran una manera sencilla de comunicarse, como a través de un programa de comunicación asistida o aumentada en un tablet, suelen animarse a seguir usando ese método. También tengo pacientes que usan los recursos multimedia para componer música o dibujar cómics, lo que les permite conectar con otros niños que tengan intereses similares. Dedicar una tarde a la semana a ver las películas favoritas y que más diviertan a tu hijo/a o jugar a videojuegos en familia puede ser una fuente de gozo y una manera de conectar para él o ella.

  • Céntrate en los intereses de tu hijo/a. A muchos de mis pacientes les encantan los trenes, los dinosaurios, las placas tectónicas… ¡todo lo que se te ocurra! Estos niños buscan maneras de aprender más sobre sus intereses específicos. Si a tu hijo/a le gusta ver vídeos sobre sus temas favoritos, te recomiendo que busques plataformas adecuadas para niños, fijes un límite de tiempo y veáis ese contenido juntos. Después podéis hacer alguna actividad basada en estos intereses, pero en la que no intervengan dispositivos electrónicos. A veces sumergirte en lo que apasiona a tu hijo/a puede ayudarte a acercarte a su mundo y ofrecerte oportunidades fantásticas de conectar con él o ella.

  • Los recursos y el contenido multimedia pueden ayudar en situaciones estresantes, pero no siempre son la respuesta. Los sitios, la comida, las actividades y las personas que son nuevos para tu hijo/a pueden sobrepasarle, pero los recursos y el contenido multimedia son predecibles. Algunos niños usan un tablet para calmarse y lo pueden llevar a los sitios que no conozcan o que les estresen. Ver vídeos o juegos predecibles les permite controlar los estímulos que les rodean, en lugar de interactuar con las novedades. Suelo decir a mis pacientes que este enfoque viene bien durante periodos breves, sobre todo si se trata de una situación estresante, como cuando les sacan sangre. No obstante, en general, los recursos multimedia no son siempre la solución. Queremos que todos los niños aprendan a enfrentarse al desafío que supone gestionar cosas nuevas y que tanto su cuerpo como su mente puedan calmarse.

  • Ayuda a tu hijo/a en las transiciones al dejar de ver contenido multimedia. Dado que los niños con TEA pueden llegar a concentrarse mucho, a veces les resulta difícil cambiar de tarea o de actividad. Las transiciones son todo un desafío, sobre todo cuando interviene el contenido multimedia. Te recomiendo que desactives la reproducción automática, que uses temporizadores o que enseñes a tu hijo/a a salir del programa o del juego cuando llegue el momento. Esto último puede reforzarse con ayuda de la terapia conductual. También puedes buscar programas que animan a los niños a explorar y hacer actividades en su entorno cuando termina el capítulo, como Jorge el curioso.

  • Evita exponer demasiado a tu hijo/a a contenido multimedia antes de acostarle. Para muchos niños con TEA, no dormir lo suficiente, hacer ejercicio físico y los juegos creativos ya suponen un problema. El consumo excesivo de contenido multimedia, o su uso antes de irse a dormir, puede exacerbar estos problemas. Para los padres que estén estresados, puede parecer imposible fijar límites, pero resulta más sencillo hacer cambios individuales (por ejemplo, una nueva rutina para acostarse y un plan conductual para que su hijo/a siga acostado o trabajar con un terapeuta para que ayude a su hijo/a a desarrollar la coordinación haciendo deporte) con el objetivo de reducir poco a poco el consumo de contenido multimedia.

Algunos padres prefieren que sus hijos con TEA apenas consuman este tipo de contenido, lo cual también es adecuado. Los niños con TEA aprenden mejor cuando juegan con personas de carne y hueso repetidamente; así, pueden desarrollar las capacidades sociales, comunicativas y conductuales que tanto les cuesta conseguir. Los medios digitales no pueden sustituir a este método. No obstante, los niños con TEA (como todos los niños) descubrirán el contenido multimedia en la infancia y es importante ayudarles a comprenderlo, manejarlo con soltura y reflexionar acerca del contenido con espíritu crítico.

Niños con autismo en el mundo digital se publicó originalmente en PBS Kids.